¿Qué aditivos debe contener el agua para calderas?

El agua de calderas se aditiva con productos químicos con el fin de ajustar sus características químicas para la mejor conservación de la caldera, sus tuberías de vapor y condensado y los equipos consumidores.

Algunos de los productos más usuales son:

Fosfato sódico (NaH2PO4).

Fosfato trisódico (Na2SO3).

Sulfito sódico (Na3PO4).

Sosa cáustica o hidróxido de sodio (NaOH) (atención una dosificación excesiva puede producir fragilidad cáustica en la caldera).

La Hidracina (N2H4) de uso muy extendido hace años, actúa como inhibidor de corrosión al contribuir a la formación de una capa de magnetita en las superficies metálicas y a fijar el oxígeno, es sospechosa de ser un producto cancerígeno por lo que ha dejado de usarse.

NOTA: Esta información se prepara con carácter divulgativo y de buena fe a partir de la información que facilitan diversos fabricantes, y puede tener errores. ATTSU aconseja a los usuarios contactar con empresas de tratamiento de agua de calderas de reconocido prestigio y usar los equipos y los productos según las instrucciones del proveedor. ATTSU no se hace responsable del uso inadecuado de la información contenida en este artículo.



Contacto